A menudo se considera implícita la innovación a la complejidad de la ciencia, pero no es cierto. La innovación permite crecer a las empresas, no cometamos el error de pensar “No necesito innovar porque soy pequeña empresa”.

Existen muchos tipos de innovación, elige la que consiga diferenciarte de tu competencia y demuestra a tus clientes que estás en el mercado y quieres seguir estando para satisfacer sus necesidades actuales y futuras. Embárcate en un reto estratégico a través de la gestión de la innovación.

1) Innovar en Productos

Es la introducción en el mercado de un bien o servicio nuevo o significativamente mejorado en sus características, especificaciones técnicas o software.

Algunos ejemplos de éste tipo son, la sustitución de materiales existentes por materiales con características mejoradas, la incorporación de un software que mejora la accesibilidad o con nuevas funciones, la introducción de productos ecológicos o servicios de comercio electrónico.

2) Innovar en Procesos

Es la introducción de métodos nuevos de producción, de distribución o actividades de apoyo a bienes y servicios que aporten una mejora significativa a la empresa.

Este tipo de innovación se puede desarrollar para aumentar la automatización o integración de las actividades de producción, aumentar la flexibilidad, mejorar la calidad o seguridad, mejorar la eficiencia en la planificación logística, tener una mayor flexibilidad en la distribución o mejorar el control de inventarios. Algunos ejemplos son, la selección automática de pedidos, los sistemas de códigos de barras, la logística asistida por ordenador o los sistemas de minimización de stocks.

3) Innovar Organización

Es la implementación de nuevos métodos organizativos que afectan al funcionamiento interno de la empresa aplicados a las prácticas de negocio, a la organización del lugar de trabajo o a las relaciones externas.

Algunos ejemplos son la reingeniería de negocios, la gestión de la calidad, la implementación de la herramienta SAP, la reestructuración de departamentos, la gestión de equipos de trabajo, la formación de alianzas, la externalización o la subcontratación de actividades.

3) Innovar en Marketing

Es la implementación de nuevas estrategias o conceptos comerciales que difieren significativamente de los anteriores suponiendo un cambio significativo en el diseño o envasado del producto, en el posicionamiento, en su promoción o en el precio.

Ejemplos de este tipo son la introducción de tarjetas de fidelización, el uso de canales publicitarios, las licencias de distribución, los sistemas de descuentos o precios variables.

Un rápido análisis cuantitativo nos anima a seguir apostando por las pequeñas empresas ya que el estudio de Cooperación en I+D entre empresas y universidades señala que el 29% de las empresas lleva a cabo el tipo de innovación de productos, el 19% innovación de procesos, el 37% innovaciones organizativas y el 15% innovaciones en marketing.

Las PYMES fueron las que más innovaciones realizaron, un 77% frente al 23% de grandes empresas.