¿Qué pasa cuando se produce el abandono del puesto de trabajo?

El abandono del puesto de trabajo es otra circunstancia más a la que Recursos Humanos debe hacer frente. Es normal que antes o después nos enfrentemos a una situación así y por ello hay que estar al día de la normativa legal y del abanico de posibilidades que se pueden suceder.

Por otro lado resulta positivo que el trabajador conozca de estas consecuencias y derechos de que dispone a la hora de decidir abandonar la empresa.

De una forma u otra el abandono del puesto de trabajo supone la finalización de la relación laboral entre la empresa y el trabajador y por consiguiente la extinción del contrato de trabajo que une ambas partes. Ahora bien, la forma en que se realiza la desvinculación se encuentra regulada en el Estatuto de los Trabajadores y puede darse de diferentes formas:

1) Abandono del puesto de trabajo por decisión propia del trabajador y debidamente ejecutada.

En este supuesto el trabajador decide de manera voluntaria que quiere abandonar la empresa, pero para materializar su iniciativa debe de cumplir con una serie de requisitos legales contemplados en el artículo 49.1 del estatuto de los trabajadores. De la interpretación de este artículo se extrae, que el trabajador deberá comunicar a la empresa con suficiente tiempo de antelación. En concreto se establecen unos límites que serán los que establezcan los convenios colectivos o la costumbre del lugar de trabajo. En caso de defecto de un tiempo establecido de notificación por estas dos vías, se establece en el Estatuto de los Trabajadores la obligación de notificar con 15 días de antelación por parte del trabajador al empresario.

La notificación podrá ser verbal o escrita siempre que el empresario quede enterado de dicha voluntad de abandono.

En caso de no cumplir con dicha notificación previa el empresario tendrá derecho a ser indemnizado por parte del trabajador por los daños y perjuicios ocasionados.

Una vez que el trabajador ha notificado a la empresa su intención de abandonar la empresa ésta decisión es irrevocable salvo que el empresario decida aceptar el retracto del trabajador.

2) Abandono del puesto de trabajo por extinción del contrato fundada en incumplimientos empresariales

En este caso el abandono de trabajo se diferencia del supuesto anterior en que existe un incumplimiento por parte del empresario de las condiciones estipuladas en la contratación. En este supuesto existe una causa justificativa para la decisión de abandonar la empresa por parte del trabajador. No obstante es necesaria una decisión judicial que avale dicha circunstancia.

3) Abandono del puesto de trabajo por la extinción del contrato basada en decisiones de traslado y modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

Esta modalidad de abandono de trabajo se da cuando el empresario decide modificar las condiciones del puesto de trabajo. Estas modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo se encuentran recogidas en los artículos 40 y 41 del Estatuto de los Trabajadores, y en estos casos que se encuentran detallados en la ley, no será necesario el refrendo judicial requisito del artículo 41.3 del mismo estatuto. Tan solo se tiene que dar la circunstancia de que dichas modificaciones a decisión del empresario hayan perjudicado al trabajador. En consecuencia el trabajador puede optar por la extinción del contrato.

4) Abandono del puesto de trabajo sin previo aviso.

Este supuesto se da cuando el trabajador sin previo aviso decide voluntariamente y consciente dejar de acudir a su puesto de trabajo o abandonarlo durante el desarrollo del mismo mostrando la clara intencionalidad de no regresar.

Para que esta circunstancia pueda ser considerada como extinción del contrato debe producirse de manera prolongada e injustificada. No se considerará la extinción cuando el abandono sea producido por causas debidamente justificadas, por detención o prisión del trabajador o por razones de fuerza mayor.

¿En qué casos si es considerada la extinción del contrato por abandono del trabajador?

En la ley se establecen una serie de supuestos en los que el abandono de trabajo es considerado extinción laboral, estas situaciones son:

  • No reingreso por voluntad del trabajador tras finalizar un periodo de suspensión del contrato de trabajo.
  • No reingreso por voluntad del trabajador tras finalizar un permiso de disfrute legalmente establecido.
  • No incorporación del trabajador fijo discontinuo al comienzo de la temporada.
  • La decisión de disfrute de vacaciones anuales o de excedencia voluntaria por parte del trabajador sin autorización del empresario.

¿Qué consecuencias tiene para el trabajador el abandono de trabajo injustificado?

El abandono de trabajo injustificado ocasiona la extinción del contrato laboral sin derechos de indemnización ni a prestación por desempleo ya que es considerada como baja voluntaria. Además el trabajador deberá indemnizar a la empresa por los daños y perjuicios ocasionados que será la cuantía de la suma de los salarios de los días de preaviso incumplidos y otras consecuencias que pudieran ser valoradas.

5) Cuando se produce el abandono del puesto de trabajo por violencia de género.

En este supuesto se considera que el trabajador decide abandonar el puesto de trabajo por ser víctima de violencia de género. Este supuesto se reconoce desde La Disposición Adicional 7ª.5 de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre de 2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, y que añade un apartado (m) al artículo 49.1 del Estatuto de los Trabajadores, donde se reconoce la extinción del contrato a la trabajadora víctima de género, que no requerirá refrendo judicial ni avisar a la empresa.

El único requisito es que dicha circunstancia de violencia de género sea acreditada por la trabajadora.

6) Abandono del puesto de trabajo cuando hay un pacto de permanencia

Esta situación se da cuando existe un acuerdo de permanencia en la empresa entre el trabajador y la misma. Cuando habiendo esta obligación de permanecer en la empresa, el trabajador decide voluntariamente abandonarla, deberá indemnizar por el tiempo restante y por los daños y perjuicios ocasionados.

Si además se produjeran las circunstancias anteriores de incumplimiento del preaviso, la indemnización que esta circunstancia genere se sumara a la indemnización ocasionada por la ruptura de la permanencia.

 

En definitiva, el abandono del puesto de trabajo trae consigo una serie de consecuencias para la empresa y para el trabajador. Desde Recursos Humanos resulta necesario conocer estos supuestos ya que tarde o temprano estas circunstancias pueden surgir en la empresa.

 

 

El contenido de este artículo es una interpretación del Estatuto de los Trabajadores de 2015 y de otras leyes que complementan. De ningún modo debe ser usada como una fuente de contenido legal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here