Parece que se ha convertido en todo un reto encontrar ese puesto de trabajo ideal. Cada vez es más complicado entrar en el sector laboral para el que te has formado. Tal vez habría que cuestionarse por qué sucede esto.

¿Es por culpa de la oferta que los candidatos eligen su formación en función del puesto futuro que quieren ocupar sin tener en cuenta a la demanda, o es la demanda que no se compromete con la oferta y contrata arbitrariamente teniendo en cuenta otros aspectos diferentes a la formación?

Lo cierto es que ocurren ambas circunstancias. Por un lado elegimos estudiar y formarnos en aquello que nos gustaría desempeñar en un futuro sin tener en cuenta las necesidades de la demanda, cosa que no está nada mal siempre que la demanda corresponda las necesidades de todos. El resultado de esta opción es que determinadas posiciones laborales se convierten en preferidas y se genera un exceso de oferta (Muchos candidatos) que transforma la búsqueda de empleo de ese sector en una tarea realmente competitiva. Cuando esto sucede los candidatos tratan de sobrecualificarse para ser mejor candidatos que otros y aun así no es garantía de conseguir una posición laboral.

¿Cómo buscar trabajo cuando la competencia es alta?

La mejor alternativa en esta situación es optar por otras medidas distintas a las clásicas. En un mercado competitivo solo consigue ganar aquel que se sabe vender mejor. Apostar por las técnicas clásicas y que al final realiza todo el mundo no se convierte en una opción acertada. Bombardear curriculums a una gran cantidad de empresas tiene una baja probabilidad de éxito, “de cada cien curriculums que se envían tan solo responde una empresa”. No significa que esta opción se deba discriminar, sino que los esfuerzos deben enfocarse con mayor fuerza hacia otras estrategias.

El Networking la mejor estrategia para buscar trabajo

La mayoría de las ofertas de trabajo ni siquiera llegan a publicarse, esto quiere decir que la primera opción a la que acude una empresa para cubrir una vacante es a la búsqueda de recomendaciones por parte de su equipo. Desde Recursos Humanos resulta más beneficioso compartir con los miembros de la organización la tarea de incorporar nuevo talento que iniciar un reclutamiento y tratar de entrevistar a multitud de desconocidos. Es por eso que la mayoría de las vacantes se consiguen suplir mediante contactos.

¿A quién conoces para buscar trabajo?

Resulta una estrategia acertada relacionarse con personas del entorno que ya estén trabajando en el sector de interés en la búsqueda de empleo con el fin de poder ser recomendado. Asistir a conferencias y encuentros de Networking e interesarse por las temáticas contribuye siempre. La mayoría de las buenas oportunidades de trabajo derivan de ahí.

Linkedin, fundamental a la hora de buscar trabajo

Conocer las opciones que la red profesional ofrece y saber utilizarla es imprescindible hoy en día, hasta el punto de que “Hoy en día nadie encuentra trabajo sin tener perfil en Linkedin”. Pero para entender el funcionamiento de esta plataforma hay que dejar claro que no es una red social, sino una red de contactos. Aprender a segmentar y crear poco a poco una red de contactos dentro del ámbito de interés, interaccionar creando contenido relacionado o compartiendo otros de relevancia profesional, y por supuesto ofrecerse como profesional no solo por tu formación sino como marca personal son algunos de los aspectos que la red de Networking por excelencia ofrece.

¿Qué buscan las empresas?

La segunda parte de la gran pregunta es qué interesa a la demanda y por qué existe esa incongruencia con la oferta. Para dar respuesta hay que entender que las empresas dejan claro que quieren a los mejores, pero no solo una formación es lo que ahora importa. Poseer ciertas habilidades personales y adaptar tu perfil personal al del puesto ofrecido resulta un reto para las empresas. Google es la empresa por excelencia que recluta a los mejores de entre los mejores. Entre las diferentes políticas de recursos humanos que se han gestionado en la empresa, al final llegan a la conclusión de que un futuro Googler (como así llaman a los trabajadores estrella de la empresa) no solo tiene que ser un crack, sino que además tiene que ser buena persona. Esto acentúa más las cosas en la búsqueda de empleo y es que resulta más difícil tratar de mostrarse como una buena persona que como un experto cualificado.

El ejemplo de Google en Recursos Humanos

Laszlo Bock en su libro “La nueva fórmula del trabajo”, nos cuenta las prácticas que Google utiliza para adquirir talento y los retos a los que se enfrenta la compañía no solo para adquirir talento sino para además retenerlo.

En una de sus campañas de reclutamiento la compañía Google tuvo la idea creativa de poner un cartel en una de sus autopistas con un problema matemático complicado, de tal modo que quién consiguiera resolverlo entraría en internet y sería redirigido a un segundo enigma basado en una ecuación de nivel ingeniero. Al superar ambas pruebas aterrizarían en una página que les daría la bienvenida directamente a la compañía con una sutil pregunta;

¿Quieres trabajar para Google?

El resultado de esta iniciativa fue un fracaso. De las escasas personas que consiguieron dicha oportunidad tan solo un uno por ciento consiguió permanecer debido a que o bien eran perfiles muy específicos en resolver problemas matemáticos o bien no conseguían adaptarse a la dinámica de equipo de Google donde el camino es retador y se precisaban habilidades personales para trabajar en ciertos proyectos que muchas veces no tenían solución. Es decir, no disponían de ciertas habilidades personales que les motivaran a trabajar con la empresa.

Crear una marca personal para buscar trabajo

En definitiva para buscar trabajo la mejor opción a fin de cuentas es crear una marca personal que permita diferenciarse del resto de candidatos en determinadas cualidades o habilidades únicas que se poseen entre la ingente competencia. El Networking y Linkedin son hoy en día dos aspectos que se deben conocer y trabajar. A fin de cuentas son las que originan mayor resultado y no solo para dar salida a un futuro laboral sino para desarrollarse una vez dentro.

En definitiva buscar trabajo…

Tal vez la culpa no sea ni de la oferta ni de la demanda, lo cierto es que las circunstancias son las que se presentan y el tiempo es limitado. Solo tenemos una oportunidad de vivir y de eso si que no debemos olvidarnos. Aprovechar los recursos, que cada vez son mayores, y competir con una marca personal para al final conseguir venderse es lo que el mercado de trabajo requiere.

Olvidarse de estos aspectos y optar por lo que hasta ahora se ha realizado no sería una buena estrategia, y es que no podemos hacer indiferencia a lo que las empresas hacen. Mientras ellas apuestan por estrategias diferentes e innovadoras… ¿No sería más lógico que el futuro talento de las empresas venga con estas intenciones ya desarrolladas?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here