Incorporar a una persona nueva a la empresa es una decisión muy importante. Utilizamos diferentes pruebas con el fin de comprobar si el candidato es el que realmente buscamos y el que mejor se adapta a la posición ofertada, pero la entrevista es realmente la prueba clave del proceso de selección.

¿Qué hay que tener en cuenta para la entrevista?

Lo primero, preparar la entrevista

Solo tenemos una oportunidad de causar una buena primera impresión y no podemos fallar. Este aspecto es fundamental para comenzar conocer a una persona y conseguir atraer su atención. Para conseguir esto necesitamos preparar la entrevista.

Trabajo previo a la entrevista será, elegir el lugar de la entrevista, definir claramente los requisitos que queremos encontrar en el candidato, la personalidad del candidato que buscamos en función del resto del equipo que ya está trabajando en la empresa, nuestro presupuesto para dicha posición, las tareas que va a realizar la persona, el horario, el tipo de contrato, y sobre todo, definir una descripción de nuestra empresa.

A estas tareas preparatorias se le pueden añadir otras más específicas en función de la empresa, el proceso de selección o el tipo de posición que queremos cubrir.

¿Cuánto debe durar una entrevista?

Una entrevista de trabajo debería durar entre 30 y 60 minutos. Más tiempo puede hacerse pesado para el candidato y podemos generar un malestar innecesario e incluso generar un impacto negativo en el candidato. Del mismo modo una entrevista muy corta, por debajo de los 30 minutos puede desconcertar al candidato además de ser indicio de que la entrevista no se ha llevado con el ritmo o contenido adecuados.

Dedicar el mismo tiempo a todos los candidatos sería lo más justo y honesto, a pesar de la complejidad.

¿Quién debe dar el primer paso en la entrevista?

Bajo ningún concepto debe ser el entrevistado el que inicia la conversación. El entrevistador debe llevar en todo momento el control de la entrevista y nada mejor que comenzar con buen pie.

Para ello el primer paso es siempre dar la bienvenida y agradecer al candidato el tiempo que está prestando a nuestro proceso de selección y por supuesto haber acudido a dicha entrevista.

Tras el momento inicial es necesario explicar las diferentes fases de las que se compone nuestro proceso de selección y explicar cual va a ser el transcurso de la entrevista. No es necesario entrar en profundidad, pero siempre ayuda aclarar cuál es el objetivo de la entrevista y el tipo de cuestiones que vamos a realizar. Si entre medias hay alguna prueba también es bueno decirlo.

¡Comienza la entrevistaaaa!

Breve descripción del candidato

Después de entrar en conversación y con unos pocos indicios de confianza ha llegado el turno del candidato. Una buena primera pregunta puede ser pedir al candidato que realice una breve descripción propia, advirtiendo de que no se centre en su CV o experiencia. Nos interesa conocer cómo es la persona. Se entiende que hemos trabajado su CV con anterioridad y “conocemos” su trayectoria profesional.

Pero aun así, a esta pregunta los candidatos suelen dirigir sus respuestas hacia su experiencia profesional detallando a modo de resumen sus trabajos anteriores.

¡NO!

Esta pregunta puede alargarse mucho y es algo que debe ser interrumpido por el entrevistador. ¿Cómo? Realizando nuevas preguntas. Es el entrevistador el que dirige la entrevista, si esto ocurre, reconducir la respuesta es una obligación.

La otra opción es hacer incapié en algun aspecto de su experiencia profesional, pero rapidamente ir a lo que nos interesa saber o conocer de la persona.

¿Qué debo preguntar en una entrevista?

Utilizar una plantilla con una batería de preguntas suele ser muy positivo. Realizar anotaciones es imprescindible, después de la entrevista surgen las dudas y dichas anotaciones ayudan mucho.

Es dificil establecer una batería de preguntas universales para todo tipo de entrevistas. Conocer a una persona en un corto espacio de tiempo como es la entrevista es complicado. Si es cierto que en Recursos Humanos cuando has perdido la cuenta del número de entrevistas que has realizado, conocer a una persona para la posición que demandas es relativamente fácil.

No obstante hay una serie de preguntas que suelen ser comunes en las entrevistas.

  • ¿Tienes metas? ¿Define alguna en concreto a largo plazo y otra a corto plazo?
  • Cuando estás en un equipo de trabajo ¿Sueles hacer más que los demás
  • ¿Dónde te ves en cuatro años?
  • ¿Por qué quieres cambiar de trabajo? en caso de que no esté trabajando
  • ¿Por qué ha elegido esta empresa para aplicar?
  • ¿Cuáles son tus expectativas salariales?
  • ¿Podrías hablarme de tus fortalezas? Y… ¿Alguna debilidad que quieras compartir?
  • ¿Qué hay en tí que te diferencie del resto de candidatos? ¿Por qué deberíamos contratarle?

También hay tipos de preguntas específicas para la posición que vas a cubrir

  • ¿Cómo es tu día a día en tu trabajo? Describe un día normal de trabajo, uno muy ocupado y otro con muy poco por hacer.
  • ¿Qué consideras más importante de la posición que vas a ocupar?
  • ¿Que herramientas utilizas habitualmente?
  • ¿Qué aptitudes debe tener un profesional que va a cubrir la vacante que se requiere?
  • ¿Qué logros has conseguido en otra posición igual o similar?
  • ¿Cuales son los puntos críticos de esta posición?
  • ¿Que éfectos tiene sobra la empresa el desempeño de las funciones que vas a realizar si te incorporas en tal posición?

Y sobre todo hay preguntas técnicas

  • ¿Qué programa utilizas? ¿Qué versión?
  • ¿Con qué herramienta realizas …?
  • ¿Qué estrategia utilizas para …?
  • ¿Que normativa aplica a …?
  • Sobre que convenio o protocolo trabajas para …?
  • Si te muestro la problemática A, ¿Qué solución darías en función a tus conocimientos técnicos?
  • Do yo speak english?
  • ¿Sabrías resolver esta situación o supuesto …?

En esta fase depende del técnico especializado que realice la entrevista de trabajo. Normalmente esta fase suele ser intensa. El interés del técnico (cuando se necesita) es comprobar que el candidato realmente cumple los requisitos que la empresa demanda. Esta parte es muy importante en la entrevista.

¿Cómo acaba la entrevista?

Llegados a este punto el nivel de estrés del candidato es alto y conviene bajar la intensidad de la entrevista con alguna frase relajadora. Pensar en la otra persona que está sometida a prueba es siempre imprescindible.

Tras un breve cumplido queda exponer nuestra empresa. Es necesario que el candidato se vaya habiendo conocido nuestra empresa lo máximo posible. Nuestra exposición debe ser natural y ha de centrarse en todos los aspectos importantes de la marca o marcas que la empresa posee. Un recorrido desde los inicios hasta hoy ayuda a poner en situación al candidato y muetra que nuestra empresa está consolidada y que sigue unos valores, por lo tanto también hay que exponer nuestros valores como empresa.

Cuanto más detallada sea nuestra exposición de la empresa y más tiempo le dediquemos, mejor será nuestro impacto en el candidato y estaremos trabajando por el tan codiciado “Employer Branding” concepto importantísimo en la actualidad.

Tras todo ello, agradecer de nuevo al candidato y acompañar hasta el punto de encuentro. Un buen apreton de manos final y ofrecer seguir en contacto.

¿Alguna duda?

Si es así no dudes en contactar con nosotros. Si quieres crear debate no te olvides de dejar un comentario.

Apasionados por el Talento de las Empresas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here