¿Hablar de despido procedente o despido improcedente como tipos de despido?

Muchas personas confunden esta terminología con los tipos de despido que existen en España y esto es un aspecto totalmente errado. La procedencia o improcedencia del despido es solo la calificación que el juez dicta por sentencia. Del mismo modo el juez también puede calificar el despido como nulo, y que tampoco corresponde con un tipo de despido. Estas denotaciones tan solo implican la legalidad, ilegalidad o nulidad de la decisión empresarial adoptada para la desvinculación.

En este sentido cada calificación da como resultado diferentes consecuencias legales aplicables.

Del resultado de improcedencia en el despido se obtiene el derecho del trabajador a recuperar su puesto de trabajo, salvo decisión del empresario de readmitirle, que en este caso se le deberá abonar el salario no percibido durante el proceso. De la no readmisión se le deberá abonar la indemnización correspondiente.

Del resultado de la procedencia se obtiene la legalidad de la decisión empresarial de extinguir la relación laboral y por tanto no existe derecho a indemnización, tan solo el pago de la liquidación correspondiente.

Del resultado de la nulidad, se obtiene la reincorporación inmediata del trabajador en su puesto de trabajo y el abono de los salarios de trámite. Esta decisión del juez estará justificada por una vulneración de los derechos y libertades fundamentales reconocidos en la Constitución o en las Leyes.

El despido si puede ser Objetivo, Disciplinario o Colectivo

De la explicación anterior se llega a la aclaración de los tipos de despido que existen y por tanto las diferentes opciones que tiene el empresario para justificar la desvinculación de un trabajador.

Despido disciplinario: Este tipo de despido se aplicará cuando existe una causa grave de incumplimiento por parte del trabajador que entraña una acción que perjudica y agrava un daño proporcionado a la empresa.

El artículo 54 del Estatuto de los trabajadores establece las causas que pueden motivar esta decisión de optar por este tipo de despido son:

Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo

– La indisciplina o desobediencia en el trabajo

– Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.

– La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.

– La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.

– La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.                     

– El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

De las opciones de esta lista se pueden añadir otras causas que establezcan los convenios colectivos correspondientes.

Despido objetivo: Este tipo de despido se aplica cuando existen causas económicas, técnicas, organizativas o de producción por parte de la empresa que se ve obligada por tanto a la desvinculación del trabajador. Este despido trae con consecuencia el pago de una indemnización de 20 días de salario por año que se haya trabajado hasta un máximo de 12 meses.

Este tipo de despido se encuentra regulado en el Artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores.

Despido colectivo: Este despido se caracteriza porque afecta a un número de 10 trabajadores en empresas que ocupen menos de 100 o al 10% del número de trabajadores en empresas entre 100 y 300 trabajadores, o a 30 trabajadores en empresas que tengan en plantilla más de 300 trabajadores.

Este tipo de despido genera las mismas consecuencias que el despido objetivo, debiéndose justificar por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Este tipo de despido tiene ciertas peculiaridades que se pueden consultar en el Estatuto de los Trabajadores.

Conclusión acerca del despido

Hablar por tanto de despido procedente o improcedente como tipos de despido resulta incorrecto. El despido puede ser por tanto disciplinario, objetivo o colectivo. La procedencia, improcedencia o nulidad de este será la calificación que el juez dictará bajo sentencia tras comprobar las causas que justifiquen en derecho el dictamen correspondiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here