Gestión por competencias

¡Cómo pasa el tiempo! Parece que fue ayer cuando entré por esa puerta por primera vez. En ese momento pensé que jamás me haría con todos los pasillos y plantas de este inmenso edificio, pero nada más lejos de la realidad. La oficina ha sido como mi casa, durante estos diez años he vivido de todo entre estos muros.

Los pensamientos se me amontonan en la cabeza mientras entrego la tarjeta de acceso en la recepción. Un último estrechón de manos con el de Recursos Humanos y fin a esta bonita historia con amargo final, pues aún sigo sin entender por qué deciden prescindir de mí. Ellos se lo pierden.

Es hora de refrescar mi Currículum Vitae, con todos los puestos que he ocupado las empresas harán cola por contar conmigo, sólo hace falta ver qué he sido durante todo este tiempo. Paco aún tiene mucho que decir en el mundo de los negocios.

DIFERENCIA ENTRE SER Y HACER

Hasta aquí podría ser la vivencia de cualquiera de nosotros, todos podemos ser Paco. Nos despiden después de mucho tiempo y nuestra estrategia se basa en enumerar todos los títulos académicos y puestos de trabajos que adornan el ego propio. 

Es un error muy común, especialmente en nuestra cultura, el tomar como referencia de desempeño de una persona su historial de sillas calentadas durante horas extras innecesarias en puestos con nombres muy anglosajones. Sin embargo, entre tanto humo, podemos encontrar en la gestión por competencias la herramienta que nos permita diferenciar entre aquello que hemos sido y lo que hemos conseguido, pues, sin desmerecer a lo primero, lo segundo es la evidencia irrefutable de lo que podremos lograr en un futuro.

¿QUÉ SON LAS COMPETENCIAS?

Las competencias se definen como las capacidades, conocimientos y actitudes que una persona posee para cumplimentar eficientemente una tarea determinada. Es importante tener claro la diferencia entre dicho término y el de habilidades, ya que este último hace referencia simplemente a la aptitud de realizar tareas con éxito.

Para ejemplificarlo, podemos afirmar que Barack Obama tiene la competencia de liderazgo muy desarrollada porque fue capaz de aglutinar por primera vez en la historia la confianza de la comunidad afroamericana en Estados Unidos. De igual forma, esto fue posible gracias a su habilidad para saber comunicar mejor que otros aquellas ideas que eran de interés nacional.

LA GESTIÓN POR COMPETENCIAS

Se trata de un proceso que nos permite identificar las capacidades de las personas requeridas para cada puesto de trabajo de forma medible y cuantificable. Esta metodología puede ser usada tanto por organizaciones (no necesariamente empresas) como por candidatos.

En el primer caso, permite a las compañías desprender al puesto de trabajo de la persona, para así mitigar en la medida de lo posible los efectos de las marchas de trabajadores de alto valor de la empresa. Además, aporta un mayor conocimiento a la dirección de su propia estructura.

Por otra parte, si recuperamos a nuestro amigo Paco, la gestión por competencias le ayudará a sustituir la lista de títulos y puestos que ha ocupado por los proyectos que ha conseguido sacar adelante, las decisiones que tomó en situaciones de estrés o sus acciones más relevantes que contribuyeron a los mejores resultados de la compañía en años.

OTRA PERSPECTIVA, MÁS REAL

Por último, no podemos quedarnos con este escueto resumen de la gestión por competencias como única referencia, ya que ésta engloba infinidad de mecanismos y técnicas como el análisis de puestos de trabajo, los directorios de competencias o los perfiles competenciales. De todo esto hablaremos en próximos artículos.

Sin embargo, si podemos interiorizar la idea de evolucionar de Currículums o historiales laborales muy asociados a los puestos que hemos ocupados o la nota de los expedientes académicos hacia otros más relacionados con nuestro propio comportamiento en determinadas situaciones o los hitos que hemos conseguido en diferentes etapas.

Gracias a este enfoque podremos tener una idea mucho más fidedigna de lo que somos capaces, de nuestras limitaciones y de lo que potencialmente podremos aportar en las organizaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here