Mejor con Talento

Mi nuevo trabajo: ¡Buscar trabajo!

¿Decidido a comenzar tu nuevo trabajo?

Vas pisando el acelerador por una carretera secundaria, dejando a la derecha a cualquier vehículo que osaba ponerse en tu camino. El motor responde bien, el volante te otorga una capacidad de manejo que nunca antes había sentido. Además, suena en la radio tu canción favorita. Subes el volumen, bajas la ventanilla y empiezas a cantar.

“El mundo es tuyo

En ese instante en el que rozas el cielo con tus manos notas algo raro, es un sonido abrupto que te desconcentra. Miras por el retrovisor, pero no ves nada raro. Piensas que será algún elemento suelto del asfalto sin más importancia. Pero nada más lejos de la realidad, has pinchado las dos ruedas delanteras. Tienes que frenar a un lado en un descampado vacío y no puedes continuar. ¿Cómo asimilas esta vuelta al mundo real?

Sin cobertura y con unas nubes que amenazan con descargar toda su fuerza sobre ti, debes ser ágil de mente y eficiente de actos. Es lo que se requiere en momentos difíciles.

Aceptar la situación, primer paso a la hora de buscar trabajo

Todos nos podemos identificar con nuestro protagonista. Aunque unos más que otros. Para aquellas personas que empezaban o estaban a punto de comenzar una nueva aventura profesional, los pinchazos en las ruedas han sido un balonazo en la cara en pleno invierno. Se han frustrado muchas oportunidades y, lo peor de todo, es que no hay certeza real de que todas se vayan a recuperar.

Pese a ser difícil y poder permitirse unos primeros días de desasosiego, no podemos caer en la espiral autodestructiva en la que buscamos culpables y no soluciones. Mientras menos tiempo estemos en la batalla emocional, más capacidad tendremos para retomar el volante y acelerar como si no hubiera un mañana.

Bajo este panorama, asistimos al surgimiento de infinidad de oportunidades formativas, charlas virtuales y acompañamientos motivacionales. Son buenos recursos y podemos sacarles partido, pero no es conveniente abusar. Ahora mismo tú necesitas cambiar las ruedas, no un cursillo avanzado de termodinámica del movimiento para interiorizar como funciona la tracción delantera. Dicho de otro modo, necesitas saber qué tienes que hacer para tener más posibilidades de encontrar empleo, no asistir a monólogos telemáticos para reforzar la moral.

Lo tradicional no siempre es malo a la hora de buscar trabajo

Fruto de esos ruidosos foros y post virales, surgen ideas en ocasiones desacertadas. Ideas de innovación que tienen como objetivo romper con lo anterior para generar un nuevo orden establecido. 

Un ejemplo es la corriente anti currículum vitae que circula por diferentes redes. Su argumentación se basa en que no puedes condensar todo tu bagaje profesional en un folio que, además, resulta ser simplista y incitador de prejuicios negativos. Abogan por una supresión inmediata de este elemento, con la finalidad de utilizar otras metodologías alternativas y más neutras. 

No falta razón cuando se afirma que no podemos explicar en su totalidad toda nuestra experiencia, pero es que el currículum vitae no tiene por objetivo esa capacidad. Se trata de la herramienta de empleabilidad más potente y la que nos sirve para acceder a cualquier proceso de selección. En él debemos dar una imagen breve y certera de quiénes somos, no más de eso. Los coches voladores llegarán, pero de momento (y por un tiempo más) van a seguir con cuatro ruedas. Pues aquí lo mismo.

Momento de actuar, momento de encontrar trabajo

Nuestro protagonista, mientras se agachaba para empezar a cambiar las ruedas pensaba que igual, a partir de ahora, sería más que interesante tener un control técnico sobre su vehículo con mayor frecuencia. Traducido al mundo profesional podríamos decir que nos hemos dado cuenta de la importancia de estar conectados siempre con el mercado laboral y no recurrir a él en momentos de urgencia.

Si esto fuera así, que todos mantuviéramos una relación consolidada con las ofertas y necesidades de empleo, tendríamos más que claro que el currículum vitae es nuestra prolongación en los departamentos de recursos humanos. Por lo tanto, si tiene tanta importancia, ¿no sería coherente que tuviera un mantenimiento técnico con regularidad? La respuesta es rotundamente afirmativa. 

Pero, ¿tenemos claro qué partes del documento son las más importantes? Es difícil catalogar la relevancia de cada bloque de información, porque podemos caer en la errónea idea de que hay otras que no lo son. Sin embargo, los profesionales de recursos humanos nos encontramos todavía modelos que se enfocan demasiado en la parte académica y profesional de forma muy genérica.

La clave para identificar aquellos elementos que tienen mayor importancia es cambiar nuestra mente por la del reclutador y preguntarnos qué sería lo primero que leeríamos de nuestro currículum si necesitásemos un perfil como el nuestro.

Te adelanto que, una vez que hagas ese ejercicio mental, tienes que llegar a la conclusión que, como norma general, el elemento más importante del documento es la experiencia profesional. Es decir, la certificación de que (aparentemente) sabes desempeñar con cierto éxito las funciones que se requieren para el puesto. Es importantísimo que expliques logros y tareas que has realizado de la forma más objetiva posible. Por lo tanto, si es lo primero que va a querer leer el reclutador, ¿por qué no se lo ponemos fácil y lo colocamos al principio del mismo?

Por otra parte, la tecnología son los tornillos que unen la rueda al coche. La capacidad de manejo de softwares empresariales es, a día de hoy, un factor más que fundamental en cualquier trabajo. Si sabes usar con destreza los programas informáticos necesarios para tu trabajo, asegúrate de que el lector se entere en los pocos segundos que dedica a tu currículum. 

Hacia atrás, ¡Ni para coger impulso!

Todos podemos mejorar y optimizar nuestro perfil para enfrentarnos al mundo que se nos viene, pero es importante que no perdamos el norte y tengamos claro que debemos ir hacia lo que está contrastado.

Cuando se te pinchan las ruedas del coche piensas que has tenido mala suerte. Pero cuando las cambias y vuelves a conducir, ni te acordarás del pinchazo. 

Jaime Fajardo Santana

Responsable de Selección IT y fundador de Talent Vitae.

¿Quiéres añadir algo?

Suscríbete a nuestra red

Síguenos

¡No te cortes! Lo más importante es el Networking. Nos encanta conocer gente nueva e interesante y sobre todo hacer nuevos amigos.

Contacta