Establecer una Responsabilidad Social Corporativa (RSC) conlleva una serie de beneficios muy atractivos como son:

Mejorar la reputación e imagen corporativa, conseguir una ventaja competitiva, mantener un mejor control de riesgos, tener acceso a ayudas administrativas y ventajas fiscales, mejorar la capacidad y calidad de contratación, con algunas acciones se puede incluso hasta reducir costes en el balance final y posicionarse en la mente de los grupos de interés originando publicidad gratuita y lealtad de los clientes.

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una forma de dirigir las empresas basada en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general (Observatorio de RSC).

Las grandes empresas ya están 

comprometidas con su Responsabilidad social corporativa, pero es el turno de las PYMES.

Los seis pilares sobre los que se asientan las prácticas de buen gobierno:

1) Conciliación laboral/Flexibilidad

Todos somos conscientes de que las empresas funcionan gracias al trabajo de los empleados. Un empleado contento y motivado será más eficiente en su labor. Para ello se debe romper con los modelos clásicos de horarios laborales estrictos. La conciliación laboral-familiar es uno de los puntos fuertes que valoran los empleados.

2) Desigualdad

La mayor desigualdad laboral se contempla en la brecha salarial entre hombres y mujeres. Muchas mujeres están empleadas con una categoría inferior a los hombres aun haciendo el mismo trabajo, siguen sin poder optar a los mismos puestos que los hombres, penalizaciones por bajas de maternidad, etc.

Curiosos datos para seguir trabajando en ello es que en España la brecha salarial entre hombres y mujeres fluctúa entre un 14% y un 17% por hora trabajada.

3) Transparencia

La imagen de una empresa afecta a empleados, clientes, accionistas y la sociedad en general por ello, comenzando por la dirección de las empresas se debe fomentar la transparencia basándose en la honestidad tanto de manera interna como externa y aprovechando las herramientas de gran divulgación y bajo coste como las páginas Web.

4) Formación

La inversión por parte de las empresas en formación continua es una de las prácticas más utilizadas dentro de las empresas como forma de gestión del talento. Genera en los trabajadores una satisfacción y motivación laboral, alto rendimiento y aumento de la productividad.

La empresa consigue retener el talento, aumentar la innovación de los equipos, mejorar los resultados económicos y consolidar los valores y la misión de la empresa, entre otros.

5) Diversidad

Una empresa inclusiva a la diversidad consiste en el reclutamiento de personas sin importar su género, orientación sexual, nacionalidad, religión, color de piel, nivel socioeconómico o discapacidad.

6) Cambio climático

Las empresas deben conocer los impactos que generan sobre la cadena de valor desde el proveedor de materia prima hasta el consumidor final y deben fomentar iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental. Apostar por la ecoeficiecia, aplicar el ecodiseño, implantar certificaciones ecológicas, minimizar los residuos y/o emisiones, etc.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here