Mejor con Talento

Tendencias en Recursos Humanos en 2020

Los finales de año siempre traen un cierto cariz familiar a nuestros hogares. Llevan consigo el olor del recuerdo de infancia, de añoranza por aquellos que ya no están, así como de ilusiones renovadas para el año nuevo que entra (un “dejo de fumar” o “me apunto al gimnasio” anual como mantra existencial).

Además de todo eso, el ocaso de estos doce meses suele dejarnos una interminable lista de recopilaciones sobre lo mejor y peor que dejamos atrás, además de las tendencias que nos esperan en este nuevo período, más aún cuando se cambia de decenio.

Quizás hace diez años hubo alguien que habló sobre el riesgo que corría el negocio del taxi, la invención de un sistema de mensajería instantánea gratuita o la revolución democrática española por la que se pasaría de votar una vez cada cuatro años a hacerlo semestralmente. 

Bueno, puede ser que las proyecciones no dejen de ser eso: especulaciones en base a comportamientos históricos que no siempre se ajustan a la inapelable realidad futura. Pero, llegados a este punto, hay licencia para tirarse a la piscina y jugar a predecir qué deparará al mundo de los Recursos Humanos el nuevo año (y ya de paso, la nueva década).

Equipos más Transversales: Organización Modular

Estamos siendo testigos de una muerte, cada vez más acelerada, de las estructuras jerárquicas tal y como las hemos concebido. O, mejor dicho, a una mutación hacia otras formas de organización mucho más planas y dinámicas, que permitan a las empresas a modularse en función a proyectos.

Es cierto que con esta afirmación no estamos descubriendo la pólvora, pero sí podemos asegurar que la gestión organizacional por proyectos, lejos de ser una tendencia futura, es una realidad presente cuya generalización es cuestión de tiempo por todas las compañías.

Para comprender mejor este modelo, tomamos como ejemplo un departamento de Marketing de cualquier firma. Este equipo está formado por cinco personas y un TeamLead, cuya misión es hacer las veces de director de orquesta y asignar a los componentes del mismo a los tres proyectos que hay vigentes. 

Gracias a esto, podemos identificar a un empleado como un FTE (Full-Time Employee o Empleado a Tiempo Completo), siempre y cuando se dedique únicamente a un solo proyecto durante sus ocho horas laborables. Este tiempo es divisible en porcentajes, pudiendo disminuir (por ejemplo) al 50% su tiempo en el primer proyecto y adjudicar el resto a un segundo negocio. Por lo tanto, en este caso tendríamos a un empleado a efectos jurídicos, pero en la práctica contará con dos recursos con tareas diferentes.

Gamificación: Un paso más en la Formación

En un más que competitivo mercado laboral, en ocasiones resulta harto difícil para la empresa hacerse con los mejores profesionales, pues presentan un coste difícilmente asumible por las mismas.

Ante esta casuística, las organizaciones apuestan cada vez más por incorporar en sus plantillas a trabajadores jóvenes o con poca experiencia, pero con un alto potencial de crecimiento y aprendizaje. Por lo tanto, la formación de los mismos juega un papel fundamental en el éxito de esta estrategia corporativa.

En este punto, las empresas persiguen con mayor intensidad una mejora de la eficiencia de los programas formativos que ponen a disposición de sus empleados, pues suponen una inversión de tiempo y recursos considerable. 

Es aquí donde entra la Gamificación, que no es más que el proceso de añadir diferentes juegos o dinámicas que agilicen las formaciones y las hagan más atractivas. Esta tendencia se basa en los innumerables estudios que aseguran los beneficios de aprender jugando, tal y como hacíamos en nuestros primeros años de vida. El uso de las figuras Lego, los Scape Room o los role-play son ejemplos de estás dinámicas.

Sistemas Cloud: Disponibilidad Absoluta

La Transformación Tecnológica no es una de las tendencias para la próxima década, pues al final de la misma se hablará del Asentamiento Tecnológico (el término seguro que será inglés y más atractivo).

Durante este tiempo, hemos empezado a asimilar el funcionamiento de las grandes bases de datos y la puesta en valor de la importancia de la información frente a casi cualquier otra esfera de nuestras vidas.

El siguiente paso es el trasvase de todos estos sistemas a las plataformas en la nube, lo que está ya permitiendo el acceso a la información desde cualquier punto y a cualquier momento, otorgándole una versatilidad sin precedentes a la toma de decisiones.

Como mayor ejemplo dentro de Recursos Humanos tenemos al cambio estratégico de la mayor empresa de Software ERP especializada en Gestión de Personas (SAP), migrando toda su estructura hacia su nueva plataforma (Successfactors), de tipología cloud.

Adiós 2019. Hola Futuro.

Es posible que todo lo que hemos hablado no llegue a materializarse tal y como se analiza hoy en día. Eso sólo lo afirmará o desmentirá el tiempo. 

Lo que sí es indudable es el camino hacia el dinamismo frente al inmovilismo, el avance de lo tecnológico frente a lo analógico y, sobre todo, la absoluta importancia de permanecer conectados a la realidad. En caso contrario, nos veremos descolocados en un entorno que evoluciona a un ritmo, en ocasiones, superior al que puede.

Jaime Fajardo Santana

Responsable de Selección IT. En todo este tiempo he adquirido un gran interés por todos los temas relacionados con la gestión de personas y nuevas tecnologías, sobre cuyas temáticas baso la gran parte de mis artículos.

¿Quiéres añadir algo?

Síguenos

¡No te cortes! Lo más importante es el Networking. Nos encanta conocer gente nueva e interesante y sobre todo hacer nuevos amigos.

Suscríbete a nuestra red

1
¡Hola!
Uno de nuestros consultores está disponible.
¿Hablamos?
Powered by